Soul Reconnect – Coaching para pacientes de cáncer

Somos pacientes líderes - Soul Reconnect

Somos pacientes líderes

En los más de 20 años que llevo trabajando con ejecutivos de alto nivel, he visto todo tipo de modas en lo que respecta a su desarrollo profesional y personal. Diferentes corrientes han ido ensalzando unas formas de hacer y dejando caer otras. Y en este recorrido, el término que ha permanecido constante es el del líder.

¿Qué es un líder?

Mira a tu alrededor. ¿A qué persona identificarías como un líder? Tal vez estás pensando en un político, en alguien que te inspira, en una persona de tu empresa, de tu trabajo… a lo mejor es alguien de tu entorno en quien percibes ciertas cualidades.

Hoy en día entendemos que los líderes son aquellos individuos que inspiran, que tienen una visión y son capaces de transmitirla a los demás. Más que eso, no sólo la transmiten, sino que, además, los líderes son persuasivos y consiguen que el resto les sigan en esa visión que tienen y comparten. ¿Cómo lo hacen?

Los líderes necesitan conocerse bien. El primer paso para liderar a los otros es ser capaces de liderarnos a nosotros mismos. Es decir, un líder, antes de nada, necesita conocer sus fortalezas, sus áreas de mejora y los objetivos que quiere lograr. Un líder necesita saber qué tipo de persona quiere ser, cómo quiere inspirar, qué quiere que su equipo vea en él, la huella que quiere dejar.

Un líder, antes de nada, necesita conocer sus fortalezas, sus áreas de mejora y los objetivos que quiere lograr

Si le preguntas a esa persona en la que has pensado y que has identificado como un líder, es probable que te diga que quiere ser capaz de ayudar a los demás en su desarrollo profesional y personal, acompañándolos en su crecimiento.

También es probable que te diga que quiere ver a su equipo apoyar su visión con la misma pasión, certeza y energía con la que lo hace él mismo. La visión es aquello que uno se imagina y desea para su empresa, para su país, para su entorno o para aquello que defiende.

¿Cómo puedo liderar mi vida?

Para poder hacerlo, para acompañar a los demás en su crecimiento y su desarrollo, un líder primero necesita tomar las riendas de su vida y así poder encaminarla en la dirección que desea.

Está dentro de nosotros lograrlo. Todos y todas tenemos la capacidad de decidir quién queremos ser y el impacto que queremos tener en nuestro entorno, en el mundo.

Tomar las riendas de nuestra vida quiere decir ser capaces de confiar en nosotras mismas, de alzar la voz y expresar aquello que queremos o que no queremos. Ante las dudas, ante las opiniones de los demás, ante el miedo, liderar nuestra vida consiste primero en escucharnos, en buscar a aquellas personas que nos dan un apoyo emocional y creen en nosotras para, desde ahí, tomar impulso y atrevernos a defender aquello que queremos.

Todos y todas tenemos la capacidad de decidir quién queremos ser y el impacto que queremos tener en nuestro entorno, en el mundo.

Ser líder de tu vida no consiste en llevar la contraria imponiendo tu punto de vista, sino en reconocer en los otros sus aportaciones y tomar aquello que nos resulta útil, desde el respeto, la empatía y la comprensión, valorándolos de la misma manera que nos valoramos a nosotras.

Lidero mi vida, lidero la relación con mi enfermedad

Y te estarás preguntando, ¿qué relación hay entre ser un líder y tener cáncer de mama? O tal vez no te lo preguntas porque lo ves claro. Toda persona afectada por un proceso como el cáncer de mama tiene en su interior la misma esencia que cualquier líder. La diferencia fundamental estriba en el enfoque que se utiliza para formar a líderes frente al que se utiliza para tratar con pacientes, de los cuales, hasta hace poco, se esperaba que fueran un sujeto pasivo en su proceso.

Cualquier persona afectada por un proceso como el cáncer de mama tiene en su interior la misma esencia que cualquier líder.

Ser líder de tu experiencia con el cáncer de mama consiste en reconectar con quien eres, con tu fuerza y tus capacidades, para desde ahí ser capaz de tomar el timón y dirigir tu vida, tus relaciones, tu entorno. Puedes elegir, todos podemos, cómo deseas posicionarte frente a una situación muy dura, sí, en la que de ti depende marcar el ritmo.

A menudo, por infinidad de razones, perdemos esa capacidad para poder elegir. Los tratamientos, las opiniones de los demás, el miedo, nos llevan a desconectarnos y no saber. Creer en nosotras, empoderarnos, nos permite ser nosotras mismas en cualquier lugar y ante cualquier situación.

Creer en nosotras, empoderarnos, nos permite ser nosotras mismas en cualquier lugar y ante cualquier situación.

Y la palabra “elegir” no tiene por qué darnos miedo. No estamos hablando de abandonar tratamientos, ni de dejar atrás nuestra vida para recomenzar una nueva en una isla desierta. Estamos hablando de vivir acorde con nuestros valores, con el tipo de vida que queremos construir, con el tipo de persona que queremos ser. Creo que es algo a lo que todos podemos y queremos aspirar.

Las ideas expresadas en este blog son de su autora, coach profesional y en su día paciente de cáncer de mama. Se basan en su experiencia y su formación. Sus opiniones en ningún momento pretenden reemplazar el diagnóstico y tratamiento propuesto por el equipo médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *