Soul Reconnect – Coaching para pacientes de cáncer

Nuestra capacidad de elegir

Se nos ha ido Elena

Se nos ha ido Elena Huelva, con sólo 20 años, debido a un sarcoma de Ewing, un cáncer poco conocido.

En sólo 24 horas los medios y las redes sociales se han llenado de mensajes de apoyo más que merecidos, realzando su positivismo frente a la enfermedad. 

Frente a su cáncer, Elena decía: “mis ganas, ganan“. En uno de sus últimos posts en Instagram dijo: “Quiero que sepáis que yo ya gané, hace mucho.”De Elena me maravillan muchas cosas, entre ellas su capacidad para mirar su situación de forma positiva, su energía inspiradora y su amor. Elena es una gran líder que ha sabido utilizar sus capacidades para elegir cómo afrontar su cáncer.

El profesor George Kohlrieser, una eminencia en el mundo del liderazgo ejecutivo, habla del ojo de la mente (mind’s eye), para explicar cómo depende de nosotros elegir hacia dónde queremos dirigir nuestra atención. El ojo de la mente define la forma en que vemos el mundo, a partir de nuestras estructuras mentales, nuestras percepciones y nuestras emociones*. 

El ojo de la mente define la forma en que vemos el mundo, a partir de nuestras estructuras mentales, nuestras percepciones y nuestras emociones.

Elena, en su viaje de vida con el cáncer, ha sabido dirigir su ojo mental para centrarse en aquello que era importante para ella. Esta capacidad le ha permitido elegir cómo quería afrontar la situación, definiendo una actitud.

Implicarse de esta manera, comprometerse ante uno mismo y responsabilizarse así no es tarea fácil, es evidente.

Requiere trabajo, constancia, ganas. Y las ganas de Elena, ganan!

Como ella, todos tenemos esa capacidad de elegir, de decirle a nuestra mente hacia dónde queremos dirigirnos, en qué aspectos de la vida queremos centrarnos.

Entrenar la mente es como entrenar el cuerpo: gratificante, exigente, frustrante a la vez, agotador… Es todo eso y mucho más. Depende de nosotros saber si queremos pasar por ello, invertir en ese entrenamiento, para lograr la meta.

¿Cuál es esa meta? ¡La meta es la libertad!

¿Cuál es esa meta? La meta es la libertad! La libertad de saber que frente al miedo, frente a la inseguridad, frente a la incerteza y lo desconocido, estoy yo, en el centro, decidiendo y dirigiendo mi vida.

Esa libertad marca la diferencia entre dejarme arrastrar y tomar las riendas. Ambas opciones son válidas y respetables, siempre y cuando sean conscientes.

Como Elena, todos y todas podemos elegir cómo vivir. Incluso cómo morir.

Gracias, Elena, mujer inspiradora, por tu ejemplo, por tu inspiración y por tu fuerza.

Las ideas expresadas en este blog son de su autora, coach profesional y en su día paciente de cáncer de mama. Se basan en su experiencia y su formación. Sus opiniones en ningún momento pretenden reemplazar el diagnóstico y tratamiento propuesto por el equipo médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *