Soul Reconnect – Coaching para pacientes de cáncer

miedo al cancer

Miedo al Cáncer | Cómo Afrontarlo y Consejos para Gestionarlo

La palabra cáncer evoca connotaciones tan negativas que… ¡cómo no tenerle miedo al cáncer! Esas connotaciones generan con frecuencia ansiedad y angustia en nosotros, los pacientes.

De repente, se abre una posibilidad que hasta entonces seguramente no habíamos considerado, o no de forma tan directa. Se dibuja ante nosotros un futuro de enfermedad en el que no es extraño comenzar a imaginar y proyectar pensamientos negativos de lo que puede ocurrirnos.

Por qué tenemos miedo al cáncer

“Por qué tenemos miedo al cáncer” es una pregunta que busca encontrar una respuesta racional ante tanta irracionalidad. Nuestro trabajo como coaches consiste, entre otras cosas, en ayudarnos a silenciar esa parte tan racional para buscar las respuestas más allá. No tanto en el “por qué”, sino en el “cómo quiero vivirlo”. Por eso, consideramos más importante:

  1. Reconocer ese miedo como algo natural, humano.
  2. Aceptarlo como una expresión de nuestras emociones ante lo desconocido.
  3. Y a partir de ahí, construir. Encontrar herramientas que nos ayuden a sobreponernos cuando queramos que así sea, para que no nos limite y no nos afecte emocionalmente.

Tener miedo, sentir ansiedad o angustia son expresiones naturales ante una situación de emergencia y desconocida en la que, por qué no decirlo, nos jugamos la vida. Nuestro estado de ánimo se puede ver afectado. Podemos estar también más tristes e incluso plantearnos si todo esto está afectando nuestra salud mental.

Las personas emocionalmente y mentalmente sanas también sienten miedo, angustia y ansiedad. Son sentimientos característicos del ser humano. Es la reacción ante ellos la que muchas veces determinará nuestra propia experiencia.

favicon-512x512

¿Te han diagnosticado cáncer y necesitas ayuda para superar el miedo?

Desde Soul Reconnect podemos ayudarte.

Consejos para gestionar el miedo al cáncer

¿Qué elijo hacer yo ante el miedo? ¿Cómo elijo posicionarme? ¿Cuánta fuerza le quiero dar en mi vida? ¿Qué poder tiene sobre mí? ¿Es él quien manda en mi día a día, o soy yo?

Antes de entrar a buscar estas respuestas, recordemos que una premisa fundamental del coaching es la de no juzgarnos, sino observarnos sin culpa para una vez sabiendo dónde estamos, poder elegir dónde queremos estar.

El coaching nos permite recuperar el control en situaciones que, como el cáncer, a veces se nos llevan por delante.

Para trabajar una emoción como el miedo, la ansiedad o la angustia, podemos comenzar reconociéndolo, identificándolo en nuestro cuerpo, dotándolo de una identidad y de una forma.

1. Reconocer el miedo al cáncer

Para trabajar una emoción como el miedo, la ansiedad o la angustia, podemos comenzar reconociéndolo, identificándolo en nuestro cuerpo, dotándolo de una identidad y de una forma que nos permita convertirlo en algo diferente de nosotros mismos.

Una vez aislado, podremos dirigirnos a él como si fuera una persona para hacerle frente y expresarle nuestros deseos. Para decirle, si eso es lo que queremos, que se vaya y no interfiera en nuestro proceso.

Porque lo cierto es que el miedo, si bien es un sistema de alerta ancestral muy útil que nos pone en guardia ante un ataque, resulta poco deseable ante una situación que se alarga en el tiempo.

2. Aceptar la emoción

También es importante dedicar un tiempo a aceptar que existe, que está ahí y que tiene un impacto sobre nosotros. El trabajo de aceptación puede ser muy profundo, porque no aceptar el miedo puede en realidad ser una vía de entrada a otra realidad nuestra.

Puede que nos cueste aceptar aquello en nosotros, en nuestro entorno, en los demás, que no controlamos. ¿Es así? Porque entonces, aceptar el miedo pasa también por aprender a soltar, a dejar ir.

El trabajo de aceptación puede ser muy profundo, porque no aceptar el miedo puede en realidad ser una vía de entrada a otra realidad nuestra.

3. Elegir. Transformar el miedo

Una vez reconocido el miedo y aceptada la emoción, nos queda un paso más a llevar a cabo para poder vencer el miedo al cáncer o dejar de pensar en él y tenerlo tan presente.

Un aspecto fundamental a tener en cuenta y recordar en cada momento, a cada paso que damos, es que siempre podemos elegir. Tal vez no lo que nos pasa, es verdad. Lo que sí podemos elegir es cómo nos posicionamos ante ello. Qué papel queremos jugar, quiénes queremos ser.

Conectar con nuestra capacidad de elegir nos dará fuerza para recuperar nuestra propia fuerza ante el miedo. Y quien dice miedo dice también angustia, tristeza, ansiedad…

Elegir nuestro posicionamiento no quiere decir que el miedo se esfume, sino que no dejamos que nos frene, que nos limite. Al contrario, nos alzamos frente a él para decirle quién toma las decisiones. Maite lo explica muy bien en su historia. El miedo le impedía hacer cosas que quería hacer.

Si cedemos ante el miedo dejaremos pasar experiencias, vivencias y oportunidades que ya no vuelven.

Si cedemos ante el miedo dejaremos pasar experiencias, vivencias y oportunidades que ya no vuelven.

Si elegimos el trabajo de transformación podemos explorar con imágenes una nueva emoción que queremos desarrollar para reemplazar al miedo.

Estas pautas son guías que no tienes porqué afrontar solo. Como coaches, te acompañamos en ese camino, tanto por medio de sesiones individuales como a través de nuestros cursos online.

Te animo a preguntarte… si otras personas lo han logrado, ¿por qué no podrías tú tomar las riendas de una situación y vencer el miedo al cáncer? Es un trabajo de gimnasio emocional que vale la pena.

Las ideas expresadas en este blog son de su autora, coach profesional y en su día paciente de cáncer de mama. Se basan en su experiencia y su formación. Sus opiniones en ningún momento pretenden reemplazar el diagnóstico y tratamiento propuesto por el equipo médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *