Soul Reconnect – Coaching para pacientes de cáncer de mama

Impacto emocional del diagnóstico del cáncer - Soul Reconnect

Impacto emocional del diagnóstico del cáncer

Ante un diagnóstico de cáncer, el impacto emocional es enorme. Se puede dar en diferentes etapas del proceso, y de maneras variadas.

Para abordar este tema comencemos fijándonos en las diferentes etapas emocionales que atraviesa una persona que recibe un diagnóstico de cáncer.

Hablaremos en primer lugar de la reacción ante el diagnóstico, para centrarnos después en la evolución del estado de ánimo durante el tratamiento y finalizar en los cambios y consecuencias emocionales que surgen en la etapa post tratamiento.

Reacción ante el diagnóstico de cáncer

Entre los efectos emocionales del diagnóstico, nuestra investigación demuestra que se vive normalmente como un fuerte impacto emocional. Las pacientes sienten una reacción fuerte, como un estado de shock potenciado por la sensación de que se van a morir. 

También pueden experimentar parálisis o sentirse anuladas porque no pueden seguir con la normalidad de su vida. Además, las personas pueden notar una afectación emocional en forma de desorientación psicológica. Es habitual sentir que todo cambia de un día para otro

Las personas experimentan diferentes estados anímicos:

Negación

No puede estar pasándome a mí. 

Culpabilidad

Lo cual les lleva a cuestionarse lo que han estado haciendo. “Si no hubiera hecho esto…”, o “si en lugar de tal hubiera hecho cuál…”.

Decaimiento

Pueden vivir una fase de decaimiento en que no pueden parar de llorar.

Rabia

Otra fase con rabia por lo injusto que les parece sufrir este revés. 

Podemos ver que este impacto psicológico inicial viene justificado por un miedo profundo, de muchos tipos. Aparece el miedo a la muerte, el miedo a la quimioterapia y el tratamiento, el miedo al cáncer en sí o el miedo a lo que se pierde o se deja atrás. Todas estas emociones son normales y pueden aprender a gestionarse y recolocarse en el lugar que la persona desea a partir de ayuda psicológica y coaching

En los momentos iniciales del diagnóstico es difícil tomar consciencia de lo que está ocurriendo porque todo va demasiado deprisa. No se tiene ni tiempo de pensar, la situación les arrastra. Todo ello puede desembocar en estados de ansiedad, o en cambios bruscos del estado de ánimo. Las pacientes sienten que no pueden tomar partido y se dejan llevar por los acontecimientos. 

Si te encuentras en alguno de estos momentos, recuerda que pasarán.

Si te encuentras en alguno de estos momentos, recuerda que pasarán. Nuestra investigación también demuestra que tras el impacto inicial del diagnóstico, la mayor parte de las mujeres sacan fuerzas para salir adelante con la convicción de que esta enfermedad no va a acabar con ellas. Tal vez el miedo no desaparezca, pero las mujeres hacen un clic mental y optan por dedicar todas tus fuerzas a superar esta situación.

“Llegó un momento que cambié el chip y decidí ir a por todas”

Impacto emocional durante el tratamiento contra el cáncer

Si bien la vivencia de cada tratamiento depende de la casuística personal, es característico vivir un carrusel emocional. Las pacientes pasan por baches, cambios de humor, tienen desilusiones, subidas de ánimo cuando creen que lo peor ya ha pasado, nuevas recaídas cuando se presentan complicaciones, etc. 

La amplia amalgama de emociones que experimentan también depende de cómo reaccionan a los diferentes tratamientos a los que se ven sometidas. Si reciben o no quimioterapia, el tipo y número de operaciones que les han sido realizadas (tumorectomía -intervención con extracción localizada del tumor, conservando la mama-, o mastectomía -extirpación total de la mama-), si tienen complicaciones, en base al tipo de efectos secundarios que notan (pérdida de apetito o nauseas, etc.). 

Viven momentos en que pueden con todo y otros en que todo se viene abajo. 

Asumir el día a día puede ser complicado cuando las pacientes están en pleno tratamiento de quimioterapia. No ser capaces de valerse por sí mismas les lleva a pedir ayuda, a necesitar de los demás, incluso para nimiedades, como ellas mismas lo describen, porque no tienen suficientes fuerzas para gestionar su vida por sí solas. 

Estas etapas emocionales y todas estas reacciones se encuentran dentro de lo que consideramos habitual. Pueden llevar a las personas a vivir un momento de aprendizaje por ejemplo al verse en situación de tener que pedir ayuda de cualquier tipo, ya sea una ayuda práctica o una ayuda psicológica.

Impacto emocional al finalizar el tratamiento 

La etapa de post-tratamiento, que puede comenzar después de un año desde el diagnóstico, es sorprendentemente una etapa en que, si bien la parte más dura y estresante del tratamiento ha finalizado, las pacientes reconocen que pueden aflorar vivencias negativas que han experimentado durante este periodo y de las que no se habían podido ocupar.

Hasta este momento han vivido en “modo supervivencia”. Es una vez superado ese momento cuando se permiten sentir la caída emocional.

En la etapa post-tratamiento pueden aflorar vivencias negativas que han experimentado durante este periodo y de las que no se habían podido ocupar.

Miedo a la recaída

El miedo a la recaída es frecuente. A menudo las mujeres se sienten frustradas porque en principio el cuerpo no responde como les gustaría. Aprecian incluso alteraciones que evidencian que se ha producido un cambio. 

Sentimiento de soledad

Frecuentemente, comparten un sentimiento de soledad frente a todo lo que han vivido, se ven limitadas en el momento de compartir sus sentimientos y miedos más íntimos.

Además, frente a lo que se podría pensar, el cáncer sigue siendo todavía una enfermedad tabú de la que no se habla lo suficiente ni abiertamente, lo que a veces justifica la dificultad de las pacientes para pedir ayuda. Por eso, hay personas que optan por callarse y no compartir sus preocupaciones. 

Todos estos sentimientos son normales al ir transitando las diferentes etapas emocionales del cáncer de mama. Hemos querido plasmarlas de forma clara porque normalizarlas y darles nombre es la mejor forma de empezar a superarlas.

Otras consecuencias emocionales

La ansiedad, el miedo, la incertidumbre, los cambios de humor, el abandono, la apatía, la soledad, son todos ellos efectos emocionales que puede vivir un paciente oncológico y que normalmente, a partir del aprendizaje y de la conexión con nuestros propios recursos como seres humanos, podemos superar.

Las buenas noticias son que, tras estas fases de impacto emocional, es frecuente salir fortalecido. Si has podido con esto, ¿con qué otros obstáculos que te ponga la vida podrás? ¿Cómo elegirás afrontar las dificultades a partir de entonces?

Si necesitas reencontrarte, refortalecerte y reilusionarte, este es tu lugar. Toma las riendas de tu propia vida a través de nuestro Retiro de Coaching, que tendrá lugar del próximo 10 al 12 de junio de 2022 en una casa de turismo rural, cerca de Barcelona. Encontrarás las herramientas que necesitas para dedicarte tiempo a ti misma.

Las ideas expresadas en este blog son de su autora, coach profesional y en su día paciente de cáncer de mama.  Se basan en su experiencia y su formación. Sus opiniones en ningún momento pretenden reemplazar el diagnóstico y tratamiento propuesto por el equipo médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.