Soul Reconnect – Coaching para pacientes de cáncer de mama

salud emocional del paciente

Empoderamiento del paciente: ¿qué es y por qué es tan necesario?

Un paciente empoderado es aquel que es capaz de asumir su situación, tomar decisiones y resolver problemas relacionados con su condición. La Organización Mundial de la Salud define “empoderamiento del paciente” como “un proceso en el que los pacientes entienden su rol, y en el que los profesionales de la salud les dotan con el conocimiento y las habilidades para llevar a cabo su tarea, en un entorno que reconoce las diferencias culturales y comunitarias, y que fomenta la participación del paciente.” (OMS, 1998)

Por otro lado, numerosos estudios demuestran que una buena relación y una buena comunicación entre el médico y el paciente tienen resultados muy positivos en la evolución de la enfermedad y de la salud emocional del paciente (Stewart, et al., 2000; Muñoz, et al., 2002; McCabe y Healey, 2018).

El empoderamiento va más allá de las decisiones que toma un paciente activo frente a su enfermedad porque abarca también la gestión de sus emociones en su día a día.

EL COACHING COMO DISCIPLINA DE ACOMPAÑAMIENTO

Desde el punto de vista del coaching, entendido este como una disciplina basada en el acompañamiento a la persona (o cliente) por parte de un profesional, en la búsqueda del logro de unos objetivos concretos, en el trabajo con los pacientes el empoderamiento adquiere una dimensión más amplia, porque además de tener en cuenta la relación de la persona con la enfermedad, la capacita para gestionar sus emociones, asumir su situación y transformarla en aquello que desea.

Entre las emociones manifestadas por las pacientes destacan las que resultan de la relación que establecen con su enfermedad y el lugar en el que quieren colocarla, así como las que derivan de la relación con su entorno. El empoderamiento, por tanto, va más allá de las decisiones que toma un paciente activo frente a su enfermedad porque abarca también la gestión de sus emociones en su día a día.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE ELEGIR Y TENER EL CONTROL SOBRE NUESTRAS VIDAS? WHITEHALL STUDIES

En 1967 comenzó el estudio Whitehall Studies, que duró décadas. Dirigido por el profesor Michael Marmot de la University Collegue London, el estudio siguió a más de 10.000 empleados de diferentes posiciones y roles en el Reino Unido. Los resultados de la investigación demuestran cómo la manera en que percibimos nuestra capacidad para elegir puede afectar a nuestra salud y bienestar.  Aquellos trabajadores que se encargaban de ejecutar órdenes directas tenían un riesgo mucho más elevado de sufrir enfermedades que aquellos de puestos más altos, que tenían la capacidad de controlar su trabajo y sus decisiones. 

El estudio demuestra que no es tan importante la capacidad de control real como la percepción que la persona tiene de esa capacidad (Iyengar, 2011).

CÓMO ACTÚA UN PACIENTE EMPODERADO

Un paciente empoderado es aquel que es capaz de asumir su situación, tomar decisiones, resolver problemas y tomar las riendas de su vida. Así, empoderar a los pacientes implica no sólo educarlos en su enfermedad proporcionándoles la información y el conocimiento que necesitan para tan autónomos como sea posible, sino también dotarlos con los recursos necesarios para que se sientan emocionalmente capaces de tomar sus propias decisiones y fiarse de su propio criterio (Huffman, 2009).

Para que la relación médico-paciente se dé a su máximo nivel, el paciente necesita conocer y practicar una serie de características que se describen a continuación: (Ferreiro, 2011)

Autora: Teresa Ferreiro 2021

Activo

Un paciente activo toma la iniciativa, pregunta, busca y tiene una actitud abierta hacia su situación. Es curioso, desea conocer y comprender su enfermedad para así poder hacerse cargo de la situación. Para ello, está abierto a investigar, aprender de nuevas fuentes de información al margen de su médico, lee, escucha y hace preguntas relacionadas con su enfermedad que le ayudan a adquirir ese conocimiento.

Responsable

El paciente activo sabe que la evolución de su salud depende en gran parte de su compromiso hacia su propia curación. Habrá momentos en que necesitará tomar decisiones o llevar a cabo acciones o comportamientos que pueden determinar en gran medida la evolución de su enfermedad.

Utilizar la capacidad de decidir de una forma consciente implica conocer las posibles consecuencias de sus decisiones y aceptar su responsabilidad frente a ellas. De un rol en que el paciente se posiciona como víctima pasa a ocupar un rol en que se convierte en el director de orquesta.

Comprometido

El paciente activo se compromete a seguir un tratamiento, un estilo de vida, unas indicaciones que le ayudan en su enfermedad. Este compromiso suele ser consigo mismo y/o con otras personas (médico, familiares, etc.).

Es autónomo, toma decisiones por sí mismo, en función de su estado, de sus necesidades, de su entorno. Sabe lo que le conviene y tiene margen de actuación para actuar sobre su enfermedad sin necesidad de consultar al médico cualquier pequeño aspecto.

Informado

Conoce su enfermedad, los tratamientos que está siguiendo y el porqué. En ocasiones está más actualizado que el propio médico (Ferguson y e-Patients Scholars Working Group, 2007).

Con criterio

Las decisiones que toma el paciente activo, las opciones que elige, los comportamientos que adopta, nacen de su discernimiento. Cada persona tiene su criterio propio, que merece ser respetado. Se basa en sus valores y sus experiencias. Frente a las discrepancias que puedan existir entre médico y paciente, el rol del médico consiste en aceptar el criterio del paciente activo y acompañarlo en su decisión.

Consciente

El paciente conoce su situación real y sabe la repercusión de los tratamientos o de su actitud. Además, sabe y acepta, las consecuencias de las decisiones que toma, llegando incluso a optar por un camino diferente al propuesto por el médico, que se adapta mejor a su persona, sus valores y creencias.

Autónomo

Toma decisiones por sí mismo, en función de su estado, de sus necesidades, de su entorno. Sabe lo que le conviene y tiene margen de actuación para actuar sobre su enfermedad sin necesidad de consultar al médico cualquier pequeño aspecto.

Tras todo lo que has leído, es el momento de mirar hacia dentro, y preguntarte:

¿Qué tipo de paciente quiere ser?
Y… ¿qué necesitas para llegar a lograrlo?

En tu mano está comenzar a poner de tu parte para empoderarte y recuperar el control de la situación que estás atravesando. Sabes que no estás sola en este viaje.

Las ideas expresadas en este blog son de su autora, coach profesional y en su día paciente de cáncer de mama. Sus opiniones en ningún momento pretenden reemplazar la opinión y diagnóstico de un profesional de la medicina.

Referencias

OMS. (1998). Health Promotion Glossary. World Health Organization. From National Center for Biotechnology Information (NCBI): https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK144022/

Stewart, M., Brown, J. B., Donner, A., McWhinney, I. R., Oates, J., Weston, W. W. y Jordan, J. (2000). The Impact of Patient-Centered Care on Outcomes. The Journal of Family Practice, 49(9), 796–804. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11032203/

Muñoz, M., Ruiz, R. y Pérula, L. A. (2002). Evaluation of a patient-centred approach in generalized musculoskeletal chronic pain/fibromyalgia patients in primary care. Patient Education and Counseling, 48(1), 23–31. https://doi.org/10.1016/s0738-3991(02)00095-2

McCabe, R. y Healey, P. G. (2018). Miscommunication in Doctor–Patient Communication. Topics in Cognitive Science, 10(2), 409–424. https://doi.org/10.1111/tops.12337

Iyengar, S. (2011). The art of choosing. Twelve.

Huffman, M. (2009). Health Coaching: A Fresh, New Approach to Improve Quality Outcomes and Compliance for Patients with Chronic Conditions. Home Healthcare Nurse: The Journal for the Home Care and Hospice Professional, 27(8), 490–498. https://doi.org/10.1097/01.NHH.0000360924.64474.04

Roberts, K. (1999). Patient empowerment in the United States: a critical commentary. Health Expect., 2(2), 82–92. https://doi.org/10.1046/j.1369-6513.1999.00048.x

Ferguson, T. y e-Patients Scholars Working Group (2007). E-patients. How they can help us heal health care. Robert Wood Johnson Foundation Quality Health Care.

Ferreiro, T. (2021). El coaching y la comunicación: instrumentos de empoderamiento del paciente. El caso de las pacientes con cáncer de mama. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

Ferreiro, T. (2021). Nuevas necesidades comunicativas del paciente y su relación con el coaching para pacientes. Revista de Comunicación y Salud, 11, 77-102. https://doi.org/10.35669/rcys.2021.11.e274

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.